Hoy es el día de la Seguridad y Salud en el trabajo

El día Mundial de la Seguridad y la Salud en el trabajo se celebra con el fin de promover la prevención de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales en todo el mundo.

Este hecho es un tema muy importante, ya que existe un elevado número de trabajadores que han tenido lesiones, enfermedades y muertes relacionadas con su puesto de trabajo.

La salud y prevención también es importante en el puesto de trabajo

La importancia de la vigilancia de la salud

Normalmente, se suele pensar, que llevar una política de vigilancia de la salud, sólo concierne a las grandes empresas, sin embargo, esta prevención para la salud de los trabajadores atañe también a pequeñas empresas y también a autónomos con personas a su cargo, los cuales también tienen que velar por la seguridad de sus trabajadores.

De ahí la importancia del 28 de abril, día para concienciar y sensibilizar la importancia de una prevención en el puesto de trabajo.

¿En qué consiste llevar a cabo una vigilancia de la salud en el trabajo?

Son muchos los tipos de prevención que se realiza para una adecuada vigilancia de la salud laboral, además, dependiendo de qué tipo de trabajo y puesto, existen unos requisitos concretos.

Las medidas preventivas que tiene toda empresa son:

  • Riesgos físicos: Hay distintos tipos de riesgos, pero por señalar uno de los más comunes es el de prevenir los efectos del ruido, tomando medidas para reducirlo o, si no es posible, recurrir a la utilización de equipos de seguridad personal como son los tapones o las orejeras.
  • Riesgos mecánicos: Se previenen teniendo en cuenta la seguridad del producto, por lo que el equipo ha de estar con la etiqueta de la CE y cumpliendo unos requisitos que garanticen seguridad.
  • Riesgo de origen eléctrico: Asegurarse de que los equipos e instalaciones con los que se trabaja están en buen estado y en caso de anomalía (como por ejemplo cables pelados, humo, o chispas) llamar a un electricista, y por otro, el respeto a las normas de uso de los aparatos eléctricos y el uso de aislantes que protejan el cuerpo, como por ejemplo guantes.
  • Riesgo de incendio: Las normas de prevención de un incendio nos indican una serie de preceptos básicos a tener en cuenta, como por ejemplo: Ventilar los locales para evitar la concentración de vapores. Y muy importante, es que la empresa tenga un plan de emergencia y de evacuación.
  • Riesgos químicos y biológicos: Para reducir este tipo de riesgos, se puede prevenir: sustituyendo productos, cambiando el proceso productivo, o encerrando el proceso, entre otros.
  • Riesgos de elevación: Utilizar los equipos adecuados, respetar la capacidad de la carga, circular lentamente y respetando las normas y limitar la velocidad, entre otras.
  • Riesgo de altura: Puede generarse tanto por trabajar con escaleras como con andamios. En el primer caso, no se deben poner las escaleras en zonas de paso, su apoyo debe ser sobre superficies sólidas, debiéndose, entre otros.
  • Riesgos de carácter psicológico: Entre todos los que existen, podemos destacar el estrés, derivado de un ritmo de trabajo elevado. Para su prevención, se recomienda, si no fuera posible cambiar de tarea o de horario de trabajo, unos ejercicios que consisten en la realización de ligeros movimientos para relajar la musculatura del cuello, espalda y brazos. E idealmente, realizar pausas cortas de unos 10 minutos cada hora y media en al trabajo.

Y además es requisito indispensable la realización de un examen médico periódicamente a cargo de la empresa.

En nuestro contamos con un departamento de Vigilancia de la salud, donde se realizan estudios médicos a trabajadores de otras empresas, llegando, a final del año 2018, a la cifra de 35.000 revisiones médicas a lo largo de 14 años de experiencia en el sector.

Un gran equipo de profesionales para cumplir tus objetivos de la manera más saludable

WhatsApp chat