La cirugía menor y mayor ambulatoria

Portada » La cirugía menor y mayor ambulatoria

La cirugía menor y mayor ambulatoria

La cirugía Mayor ambulatoria es el tipo de intervención médica que no precisa de ingreso hospitalario pero sí de procesos de anestesia general, por lo que se requiere de estudio preanestésico para la realización de la cirugía.

En cambio, la cirugía Menor ambulatoria, es el tipo de intervención que no precisa de estudio preanestésico porque se trabaja con anestesia local.

En ambos tipos de cirugía, el paciente recibe el alta hospitalaria en el día, hecho que ayuda a garantizar un mejor descanso del paciente, lo que redunda en una mejor recuperación.

Beneficios

Ambas cirugías tienen un reposo y recuperación en casa del paciente, hecho bastante significativo y clave para la recuperación, pero también existen más beneficios que son importante a destacar:

  • Las citaciones se programan de forma independiente a la hospitalización convencional, existiendo menor probabilidad a que se produzcan cancelaciones o retrasos.
  • Es un tipo de hospitalización menos agresiva que la hospitalización convencional, pues al ser de forma ambulante, el paciente no pernocta en el centro.
  • Se reduce los riesgos de infecciones inherentes de la hospitalización convencional.
  • Permite la realización de pruebas complementarias in situ.
  • Es posible la monitorización del tratamiento del paciente.
  • Los tratamientos se programan de forma más inmediata y flexible.

Tipos de cirugía menor

En este grupo, se incluyen:

  • Hernia inguinal
  • Quistes y tumores pequeños de piel
  • Bultomas 
  • Gangliones
  • Vasectomía
  • Hidrocele, Varicocele, Circuncisiones
  • Implantología Capilar

Tipos de cirugía mayor

En este grupo, podemos detallar, entre otros:

  • Septoplastia
  • Extirpación de quistes maxilares y submaxilares
  • Cirugía de menisco
  • Túnel carpiano, …

¿Qué seguimiento precisa el paciente tras intervención?

Una vez realizada la intervención, en casos de cirugía mayor ambulatoria, el paciente permanece durante unas horas después en sala de recuperación.

En este caso, el profesional junto con el equipo de enfermería, controla las constantes y  evolución para proceder a firmarle el alta hospitalaria.

En caso de las cirugías menores, el paciente, una vez finalizada la intervención, puede seguir con su rutina habitual, siempre teniendo en cuenta las pautas que el profesional le haya indicado.

En ambos casos, una vez finalizada la intervención, el profesional y servicio de enfermería llevan control de la misma con las revisiones periódicas y las curas que precise el paciente.

La importancia de la revisión médica

Es muy importante valorar cualquier revisión médica, la cual ayuda a un diagnóstico precoz y evitar que una simple patología pueda convertirse en un problema grave o crónico de salud.

Menú
Contactar
¿En qué podemos ayudarte?